Hogar Vida Sana

Crea un refugio en un mundo lleno de contaminación

Deja la contaminación a un lado y crea ¡ya! una zona blanca en tu hogar, para que puedas recuperar tu equilibrio mental y físico todos los días

Cuando hablamos de contaminación, imaginamos grandes torres de humo negro proveniente de las fábricas, el constante bullicio de la ciudad o las toneladas de basura acumulada en las calles. Sin embargo, nunca pensamos que nuestro hogar también pueda estar lleno de contaminación.

Sin importar si eres una persona organizada y amante de la limpieza. La contaminación siempre encontrará un camino de entrada a tu hogar, ya sea mediante el sonido o el aire. También, la existencia de aparatos eléctricos en casa te hace sensible a la contaminación electromagnética o electro polución.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS), indicó que esta contaminación no genera efectos nocivos en las personas. A nivel global se han registrado diversos casos de hipersensibilidad electromagnética.

Si bien estos efectos son catalogados como efectos psicológicos, es imposible negar el aumento de los productos electrónicos dentro del hogar. Debido al avance tecnológico el cual lentamente incorporamos a nuestras vidas para mantenernos actualizados. Sin pensar en los posibles efectos secundarios que pueda generar el poseer tantos elementos electrónicos.

¡Adiós! Contaminación mental

Estudios indican que la contaminación dentro de las viviendas puede llegar a ser entre dos y cinco veces mayor a la registrada en los espacios ubicados en el exterior. Por ello, que es importante para tu salud mental y física, crear un espacio blanco, el cual permanezca libre y tranquilo.

Aunque suena difícil, es bastante sencillo. Solo necesitas un área dentro de tu hogar que carezca de conexiones y aparatos electrónicos, sin generadores de ruido, humo o interferencias.

De esta forma podrás crear una pequeña cápsula de aislamiento o refugio, donde podrás desintoxicarte de todo el agobio mental y físico. Además, de la contaminación que reside en el ambiente. Decora con plantas o flores y elementos que brinden tranquilidad y serenidad. Así se convertirá en una zona de descanso y relajación.