Salud

Dieta para después de la colecistectomía o extracción de la vesícula

 

Si te han realizado una extracción de la vesícula debes tomar en cuenta la importancia de la alimentación y de una dieta saludable para el cuidado de tu organismo.

La vesícula es el órgano encargado de almacenar la bilis que origina el hígado para digerir las grasas ingeridas. Por lo que al realizarse el proceso de extracción, el intestino puede registrar dificultades para procesar los alimentos ricos en grasas.

Uno de los malestares comunes causados tras la remoción de la vesícula es el dolor abdominal y la diarrea frecuente. Es por ello que a continuación te presentamos una lista de recomendaciones sobre la dieta que debes realizar para ayudar al funcionamiento de tu organismo.

Alimentos recomendables tras la extracción de la vesícula

Los siguientes alimentos además de brindarte sus nutrientes y beneficios, son ideales tras la extracción de la vesícula. Ya que con su ingesta evitarás sufrir problemas en el estómago tras la digestión.

Vegetales cocidos

Los vegetales son perfectos tras la extracción de la vesícula ya que ayuda a conservar limpio tu intestino, además de reducir el nivel de acidez de la bilis. Los vegetales cocidos son fáciles de procesar en comparación con su presentación cruda, aunque bridan la misma cantidad de fibras.

Los vegetales más recomendados son: pimientos, vegetales de hoja verde, brócoli, repollo, zanahorias y coliflor

Proteínas magras

proteínas magras

Tras la extracción de la vesícula debes evitar el consumo de carnes grasas, por lo que puedes optar por agregar proteínas magras a tu dieta. Tales como: jamón de pavo, cortes magros de ternera, pollo y pavo, pescado y huevos.

Alimentos altos en fibra soluble

Los alimentos ricos en fibra ayudar a disminuir el efecto de los ácidos en el estómago, contribuyendo con la rápida eliminación de la bilis. Entre ellos se encuentran: manzanas, frijoles, coles de Bruselas, zanahorias, moras azules, plátanos y lentejas.

Grasas sanas

grasas saludables

Aunque sin la vesícula, tu organismo presente problemas para procesar las grasas, estas en la cantidad saludable, son necesarias para tu alimentación. Entre las grasas más recomendables se encuentran los ácidos grasos 3 y 6 ubicados en:

  • Pescados como sardinas y salmón
  • Nueces
  • Almendras
  • Aceitunas
  • Semillas de linaza
  • Chía

Alimentos que evitar

Para mantener tu organismo en perfecto funcionamiento tras pasar por este proceso quirúrgico debes retirar de tu dieta:

Alimentos fritos: su alto contenido en grasas dificulta su digestión y afectan tu salud cardiovascular.

Alimentos excesivamente grasos: tienden a ocasionar problemas de acidez y reflujo como el tocino, quesos muy grasos, cortes de res y cerdo grasos y piel de pollo.

Aceites vegetales: aunque algunos aportan omegas 3 y 6, al cocinarlos se vuelven pesados para el estómago. Evita la mayonesa o los aderezos.