Espiritualidad Vida Sana

He aprendido a decir «sí» sin miedo y «no» sin culpa

Personalmente lo he hecho, he aprendido a vivir sin miedo y perder la vergüenza de quien soy, ahora soy una persona que no teme decirte que en tu espacio puedes hacer y decir lo que quieres, pero en mí espacio solo quiero tu respeto.

El «no» ahora lo enfrento sin ningún temor a aquellas personas que solo lo que crean es tempestad en días despejados y el»sí» solo lo dejo a mi vida, mis antojos y, por sobretodo, a mi dignidad.

Debeos autoafirmarnos sin la necesidad de agredir, esta es un actitud que no todo el mundo puede o sabe poner en práctica. Por eso, en muchas ocasiones se puede llegar a confundir el orgullo con el egoísmo o la reafirmación de uno mismo con la imposición de los propios valores.

Ahora si tomamos la decisión de decir «sí» y «no» sin ningún tipo de miedo, es mucho más necesitado por tu salud mental y tu buena supervivencia.

Eso sí, debes tener presente que los extremos jamás son buenos para nadie, porque la verdadera clave es la supervivencia basada en el respeto y la sabia esta en ese núcleo donde llegamos a autoafirmarnos sin la necesidad agredir o ser permeables como para diluirnos en dictados ajenos, por tan solo placer de poder encajar.

Por eso, te invitamos que reflexiones un poco.

La validación como persona, es decir sí sin miedo

Justo al momento que sos niños, nuestros padres o tutores jamás nos enseñan que eso llamado ‘autotestima’ tiene un significado. Dependiendo de nuestra crianza y experiencias que hemos vivido durante nuestra vida, llegamos a desarrollar un sucedáneo de la misma para poder ir sobreviviendo o más o menos.

Al decir sí sin miedo pero si con respeto a cada una de nuestras aspiraciones y necesidades es una necesidad primordial. Muchas personas son educadas sin saberlo en la ley del desgaste personal, el cual es esa complaciendia extremista donde solo se busca la aprobación de los demás.

Aquí es donde nuestra dignidad queda excluida en los sótanos del temor y la indecisión.

El vivir siendo congruente es una forma de decir no sin culpa

El primer paso es aceptarse a uno mismo, sin importan lo que muchos digan, por eso no debería llevarnos toda la vida. La autoaceptación , es una parte fundamental de la autoestima. Esta debería ser una religión sanada a la que te ayuda a liberarte y poder creer en nosotros mismos.

Vivir diciendo no sin ningún cargo de conciencia es ser congruentes, es tratar de sobrevivir a cada ámbito de nuestra existencia confiriendo un respeto totalmente único y pleno para nuestra autoestima.