Ignis Natura

Salud y bienestar al alcance de todos

Padre le prohíbe casarse con el amor de su vida – 40 años después descubre algo que su madre le ocultó 

Las personas que dicen que el amor no existe, no sabe lo que dice y estamos seguros que después de leer la siguiente historia pensará totalmente diferente. 

Muchas veces no vivimos lo que deseamos ya que la vida nos pone obstáculos que nos hacen adquirir experiencia y somos más fuertes. No importa cuánto lo desees o luches por algo, en ocasiones el universo conspira para que no se cumplan y así cambian radicalmente los planes.  

A lo largo de nuestra vida muchas personas pasarán, algunas personas pasarán por un instante, otras por más largo tiempo, otras permanecerán eternamente, tal vez otras volverán después de años, todo dependerá de lo que el destino tiene para nosotros. Para Janice Rude y Prentiss Willson, su destino le tenía preparado un final que nadie podría imaginar.  

Janice estudiaba en Occidental College, California, en el año de 1961, trabajaba medio turno en una cafetería para ayudarse con sus gastos escolares.  

Una de las ocasiones en las que atendía una mesa con un grupo de estudiantes, no podía dejar de mirar a un atractivo joven, ella se dio cuenta que él también la miraba insistentemente, se llamaba Prentiss Willson desde esa vez este joven la visitaba en la cafetería frecuentemente para ver a la joven que le robo el corazón.  

Pero, una noche antes del día de acción de gracias, Janice se extrañó de que no llegara, le preguntó a un amigo por él, y él le contesto que había ido a ver a su familia que vivía fuera y estaría unos días allá. Fue así que ella se dio cuenta de lo que realmente sentía por él, ese sentimiento era tan grande que tomó la decisión de ir a buscarlo, de inmediato tomó las llaves de su auto y viajó 250 kilómetros, no le importó que sólo lo conocía por la cafetería de servirle casi a diario, «la verdad fue demasiado atrevido, de esos impulsos de los que nunca te arrepientes», comentó Janice. 

Desde ese día se dieron cuenta de que los dos estaban completamente enamorados, y decidieron dar inicio a una relación. Después de un tiempo, decidieron pasar el resto de sus vidas juntos y se comprometieron, el compromiso se anunció en un periódico local en el año de 1962. 

La felicidad de este par de jóvenes no duró mucho, ya que el padre de Janice se oponía rotundamente, le dijo que eligiera entre Prentiss o su carrera, le advirtió que, si seguía con él, no pagaría más su matrícula de la universidad. Janice amaba completamente a Prentiss, pero era importante para ella superarse también y concluir con su carrera, después de una larga conversación, los dos estuvieron de acuerdo en que tal vez lo mejor era terminar con su compromiso y que cada quién su camino, aunque sus corazones quedarán destrozados.   

Con el paso de los años, los dos conocieron a otras personas y cada uno tenía su familia, pero, jamás lograron olvidarse y mucho menos olvidar su historia.  

Y lo que creían que era el final, sólo se trató de una «espera, ten paciencia», su destino les prepararía otra jugada. 

Con tan sólo algunos meses de diferencia, la madre de Janice y de Prentiss, fallecieron. Ellos estaban a kilómetros de distancia y ninguno sabia del otro. De casualidad un día observando en las cosas de sus madres, los dos encontraron algo que les cambió la vida completamente. Sus madres nunca tuvieron contacto, nunca pudieron conocerse, sin embargo, las dos tenía algo en común: las dos guardaban el mismo recorte de periódico de los años 60, donde se anunciaba el compromiso de Janice y Prentiss 

La madre de Janice lo guardó por muchos años en su cartera y aunque su esposo se opuso al compromiso, ella si estaba de acuerdo en que se casaran, pero en ese tiempo las mujeres no tenían decidir sobre eso porque no tenían mucha autoridad. Y por lo que podemos darnos cuenta la madre de Prentiss también estaba de acuerdo, ella sabía del amor tan profundo que se tenía estos jóvenes, que era un amor auténtico y verdadero. Fue una verdadera señal para los dos, y más porque ninguno de los dos estaba casado, y al no estar bajo el mando de sus padres y jampas lograron olvidarse.  

Durante el año 2010 fue cuando este par de tortolitos se encontraron y se dieron cuenta de que el amor, jamás se acabó. Al momento en el que Prentiss se dio cuenta de que Janice tenía puestos unos pantalones del mismo color que aquel día donde manejó kilómetros para ir a buscarlo, todo lo que sentía salió a flote y se dieron cuenta de que estaban hechos el uno para el otro. Después de 6 meses de encontrarse, 49 años después de aquel compromiso de jóvenes y con 71 años de edad, se casaron finalmente.  

«Estamos completamente felices al fin de estar juntos, existe perfección en nuestro matrimonio y no importan los años que nos queden por vivir, estoy convencida de que esta etapa es lo mejor que me pudo pasar porque estoy con el amor de mi vida», dijo Janice. 

Las historias como esta nos confirman que, si existe el amor verdadero, sólo necesitamos encontrar nuestra otra mitad y vivirlo en plenitud. Nunca desaproveches la vida y demuéstrales cada día a las personas que amas cuáles son tus sentimientos hacia ellas, no dudes ni un instante de decir «te amo» entrega tu corazón por completo, recuerda que solo tenemos una vida y es demasiado corta, cada instante vale oro.   

Si esta historia de Janice y Prentiss te pareció hermosa donde demuestra el verdadero amor, compártela con tus familiares para que la conozcan.  

No olvides apoyarnos con un like a nuestra página y dejar tus comentarios.