Animales

La conmovedora imagen de un koala quemado bebiendo agua tras los incendios de Australia

 

Los recientes incendios registrados en Australia, especialmente en la New South Wales y Queensland, han dejado tras su paso, un escenario devastador.

Los feroces incendios que azotan a Australia, han consumido completamente los hogares de muchas personas además de los diferentes hábitats de los animales típicos de la nación, como el koala.

La tragedia se viralizó rápidamente mediante las redes sociales y medios de comunicación de Australia y del mundo, debido a las impactantes imágenes. Uno de los vídeos, captó a un koala con diversas quemaduras que bebe un vaso de agua, para intentar recuperarse del inmenso calor de la zona.

El hospital de koalas “Port Mccquaire” responsable de atender y cuidar de los especímenes que lograron escapar con vida de las llamas, compartió la triste imagen de la koala llamada «Kate». Que presentaba quemaduras en todas sus extremidades y en otras áreas de su cuerpo.

Australia sufre una tragedia difícil de medir

Otros ejemplares, no corrieron con la misma suerte de Kate, ya que se estima que los graves incendios en Australia, han causado la muerte de unos 350 koalas.

Una verdadera tragedia considerando que en la zona afectada, existían una gran variedad de esta especie emblemática para la nación. Al respecto, la responsable del hospital de koalas, Cheyene Flanagan, afirmó que la intensidad de las llamas redujo a los animales a las cenizas.

Por su parte, Sue Ashton, presidenta del Koala Conservation Australia explicó que la mayoría de los animales murieron mientras se encontraban en los árboles en búsqueda de escapar de las llamas.

La grave emergencia, causó que el centro hospitalario organizase una recaudación de fondos para poder costear el tratamiento de todos los koalas afectados por las llamas.

Una campaña que se extendió no solo por toda Australia, sino por el mundo entero, logrando así obtener los fondos suficientes para intentar salvar y resguardar a todos los koalas que perdieron su hogar, debido a los incendios.