Hogar

La falta de paciencia con los hijos, ¿por qué?

Muchos padres sufren de falta de paciencia con los hijos, lo que se ha ido convirtiendo con el pasar del tiempo en un mal.

También existe los que no saben qué hacer y el porqué les ocurre esto, si adoran a sus hijos y solo quieren lo mejor para ellos. La realidad es que esto no tiene nada que ver con lo otro. Cuando se es padre sin haber resuelto algunos nudos internos, se emplean estrategias inadecuadas para criar a un hijo.

Es muy común que la carencia de la paciencia para con los hijos los lleve a tener conductas injustas que luego susciten en autorreproches. Generando un desconcierto en los chicos. A veces, por extraño que suene, esto llega a estimular comportamientos que le resultan un poco intolerantes a sus padres.

Por lo general, esto sucede con los niños más pequeños, aunque también suele presentarse en hijos adolescentes.

Causas de la falta de paciencia

La falta de paciencia nos habla de manera constante de un enfado latente que existe frente a ellos o lo que nos puede llegar a representar. En pocas palabras, la impaciencia es na manifestación de algo que es más profundo y que genera un estado inconformidad.

Entre los motivos que podemos mencionar que generan la falta de paciencia son los siguientes:

  • Claridad en la distribución de los roles que desempeñan cada uno en casa. Generalmente, se piensa que es algo natural, pero no es así, es importante dejar muy en claro el rol que ocupa cada miembro en el hogar.
  • El criar se convierte en un obstáculo para la realización de los deseos individuales. Los padres deben poner en marcha proyectos que requieran tiempo y la crianza se ve como un obstáculo.
  • Cuando la relación de pareja no es buena, se puede percibir en los hijos una nube de conflictos. Lo que termina viéndose como un obstáculo para el correcto disfrute de la convivencia.
  • Existen problemas para el control de los impulso. Cuando no existe comprensión y control de las propias emociones, se ve reflejado en el comportamiento de los hijos.
  • Se repiten patrones. Las parejas que han sido criadas en un ambiente de conflictos, se terminará viendo reflejado en sus hijos.

Evitar el enfado por medio de la descodificación

La falta de paciencia con los hijos es un síntoma. Esto quiere decir que existe un asunto si resolver y se debe ver qué hay detrás de ello. Lo que implica un arduo trabajo de honestidad y reflexión con uno mismo. Así poder identificar las causas por lo que esto ocurre.

Un buen comienzo es pensar en las razones que llevaron a los padrea a actuar de esta manera. No siempre es producto de un plan y mucho menos ocurre en el momento correcto.

paciencia

Este puede ser un resultado de la intolerancia de esa persona y la necesidad de tener un lugar en la vida de los padres, por parte del hijo.

Además, es muy importante reflexionar sobre el estado en que se encuentra la relación de pareja y las pautas de crianza que se están llevando acabo. Es importante preguntarse: ¿cuál es el objetivo? ¿Estas bases funcionan de verdad? ¿De dónde nacieron estas pautas?

Puntos claves para tener más paciencia

Sabemos que las reflexiones llevan algo de tiempo, pero es muy importante hacerla porque solo de esta manera se llega al fondo del asunto. Hay algunas medidas que bien merecen la pena darle importancia para así poder moderar la falta de paciencia en los hijos.

Por lo que debes tener en cuenta:

  • Tener más control.
  • Pedir ayuda si lo necesitas.
  • En momentos de mucha rabia, no hablar ni actuar.
  • Ser más observador, para tomar las mejores decisiones.

También, es importante la correcta comunicación en la pareja para escoger las pautas de crianza y la distribución correcta de las tareas que tiene cada uno. Además, de mantenerse informados acerca de las mejores estrategias para la educación de los hijos.