Habas (Vicia faba) | ignis natura

Habas (Vicia faba)

Las habas son legumbres verdes con un sabor ligeramente dulce y terroso. Es consumido por personas de todo el mundo. Este vegetal está lleno de fibra, vitaminas, minerales y proteínas. 

El consumo regular de esta hortaliza puede hacer maravillas para nuestra salud, combatiendo numerosos problemas de salud, entre ellos la enfermedad de Parkinson. Él puede lidiar con los síntomas de esta enfermedad. 

Además, incide en el trabajo del corazón, el control de los niveles de colesterol y combate eficazmente los síntomas de la anemia. El principal beneficio de esta verdura es que te ayuda a perder peso. Esta verdura es rica en fibra que puede apoyar nuestra ingesta calórica diaria.

Habas – características

Las habas es una de las plantas cultivadas más antiguas del mundo. Proviene del norte de África y partes del sur de Asia, pero actualmente se cultiva en todo el mundo. El frijol es una leguminosa que puede crecer en casi cualquier suelo y clima. Se cultiva en otoño y se recolecta en mayo y junio. 

Los granos se cultivan para obtener semillas ricas en proteínas, vitamina B, carbohidratos y fibra. Las plantas producen vainas de frutas que contienen ocho semillas que varían en forma, tamaño y color.

Beneficios

Las habas no contienen grasas saturadas ni colesterol. El ácido fólico en los frijoles es crucial durante el embarazo. Se ha descubierto que la L-dopa en los frijoles mejora los movimientos motores en pacientes con enfermedad de Parkinson. 

Otros nutrientes importantes en los frijoles son la tiamina, las vitaminas K y B6, el cobre, el selenio, el zinc, el potasio y el magnesio. Los granos también son una forma económica de obtener una fracción de su dosis diaria de proteína magra

Las habas son ricas en ácido fólico, que está involucrado en procesos bioquímicos que crean material genético, construyen células y metabolizan aminoácidos. Es esencial para el crecimiento y desarrollo de nuevas células y ayuda a prevenir defectos de nacimiento en el cerebro y la médula espinal en un feto en desarrollo. 

Todos necesitamos ácido fólico para ayudar a producir glóbulos rojos saludables y prevenir la anemia. Una taza de habas cocidas contiene 44 por ciento. Ingesta diaria recomendada de ácido fólico.

Propiedades curativas de las habas 

¿Por qué vale la pena comer habas? La respuesta es sencilla: las habas tienen una serie de propiedades beneficiosas para la salud, lo que las hace excelentes tanto como snack como ingrediente del plato principal.

Las propiedades saludables más importantes de las habas:

  • ayuda en el tratamiento de la anemia
  • reduce el nivel de colesterol malo
  • da una sensación de saciedad durante mucho tiempo, reduciendo el deseo de picar
  • apoya el proceso de pérdida de peso
  • regula la presión arterial
  • mejora el rendimiento motor en la enfermedad de Parkinson
  • mejora el trabajo del sistema circulatorio

Habas – ayuda con la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson se asocia con una disminución del rendimiento motor. Las habas aumentan los niveles de L-dopa, una sustancia química que mejora el rendimiento motor. Este químico también actúa como neurotransmisor y alivia otros síntomas de la enfermedad de Parkinson. Incluir habas en tu dieta puede prevenir por completo la enfermedad de Parkinson. El ácido fólico contenido en las habas también merece reconocimiento.

Uno de los estudios realizados encontró deficiencia de folato en pacientes con enfermedad de Parkinson. Si bien se justifica más investigación, el papel del ácido fólico en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson es invaluable.

Algunos estudios muestran que las habas también pueden ayudar a tratar la depresión. El cuerpo humano puede convertir la L-dopa en dopamina, la hormona asociada con el buen humor.

Habas – fortalece la inmunidad

El consumo regular de habas también puede estimular nuestro sistema inmunológico. Las habas están llenas de compuestos que pueden aumentar la actividad antioxidante en nuestro cuerpo.

Los antioxidantes juegan un papel importante en el fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico al combatir los radicales libres que causan enfermedades y daño celular. Además, hay vitamina C en las habas, que apoya la producción de glóbulos blancos y ayuda en el funcionamiento de estas células inmunitarias.

La vitamina C es un antioxidante que previene el daño oxidativo y ayuda al funcionamiento de los glóbulos blancos. También se cree que la vitamina C estimula el sistema inmunológico, ayuda contra los resfriados y previene enfermedades.

Prevención de la anemia

Las habas son una verdura rica en hierro, y el hierro es importante para prevenir la anemia. El hierro es necesario para producir hemoglobina, una proteína que permite que los glóbulos rojos transporten oxígeno por todo el cuerpo. La deficiencia de hierro puede provocar anemia caracterizada por fatiga, debilidad, mareos y dificultad para respirar.

Habas – salud del corazón

Hay magnesio en las habas, que juega un papel importante en el buen funcionamiento del sistema cardiovascular. El magnesio puede disminuir la presión arterial, que es una de las principales causas de enfermedades cardíacas en la actualidad. La fibra de las habas también ayuda: la fibra soluble ayuda a reducir el nivel de colesterol malo en la sangre.

Habas – otras propiedades para la salud

Otro nutriente de las habas es el manganeso que aumenta la masa ósea, previene la osteoporosis y ayuda a reducir la deficiencia de calcio. Incluir manganeso en su dieta también puede ayudar a prevenir la artritis.

El daño en el ADN causa cáncer. Dado que la vitamina B9 ayuda en la reproducción del ADN, previene el daño del ADN y ayuda a replicar las células dañadas. 

Una baja presencia de vitamina B9 se asocia con un alto riesgo de cáncer de mama, cerebro, cuello uterino, colon y pulmón. Como las habas aportan la cantidad adecuada de vitamina B9, debes incorporarlas a tu dieta.

Contraindicaciones

Si sufres de gota, evita las habas. El vegetal contiene componentes de purina que contribuyen a la formación de cálculos renales. También debe tener cuidado si es alérgico a las legumbres.

Las diabéticas y las mujeres que padecen diabetes gestacional deben evitar consumir habas hervidas, ya que su índice glucémico llega a 80.

Las habas, como otras legumbres, pueden ser flatulentas. Las personas que tienen problemas con el sistema digestivo, se recomienda remojar las semillas en agua, ya que reduce el riesgo de una fermentación excesiva en los intestinos.