Hogar Salud

Madres que no quieren a sus hijos ¿por qué ocurre?

Existen hijos que no quieren a sus padres, estos que les tratan con desprecio a sus niños. Por lo tanto, existen madres que no quieren a sus hijos. Pero, ¿es posible esto?

Es como un atentado a la ley natural que no hace crear que no hay un amor más puro y desintegrado como el de los padres, como el de esas personas que nos trajeron al mundo. Sin embargo, esto ocurre, es una realidad.

Hay una curiosa evidencia que suele captar nuestra atención, donde la figura de la madre es emocionalmente frío, ausente y se aleja de su hijo. Por lo general, asociamos maternidad a esa ternura exquisita que acoge y arropa, es ese amor incondicional que validad afectos y datos por sus hijos.

A pesar, de que este último hecho no ocurra, rompe con todos los guiones preestablecidos en nuestra sociedad. Pero, las evidencias están ahí. Son muchas las personas que navegan por su vida con ese vacío de esa herida tan profunda.

En sus corazones arrastran desde sentimientos culpa hasta cierta rabia hacia la figura materna. Aunque, la mayoría solo acumulan problemas, inseguridades y múltiples carencias de afecto.

¿Por qué existen madres que no sienten cariño por sus hijos?

Personas señalan que las madres no quieres a sus hijos por una falta de instinto maternal. Pero la gran pregunta eso, ¿de verdad existe ese impulso natural e inconsciente, capaz de provocar la naturaleza? La realidad es que la ciencia aún no lo ha comprobado.

Pero la realidad es que hay elementos que poseen mayor trascendencia y van más allá de la controvertida hipótesis genética. Hay madres que sí quieren a sus hijos, pero lo hacen más o lo aman a su manera.

Claro está que cada quien entiende el querer a su manera y existen personas que practican un afecto frío, que prioriza el que sus niños vayan siempre limpios, obedientes, tengan la mejor educación y aprendan de una forma rápida los buenos modales.

Madres deprimidas, mujer que ha resuelto sus propios traumas

madres

Una de las razones por las que las madres no quieren a sus hijos puede ser que posean algún problema psicológico no entendido. El estrés postraumático como una causa de un hecho vivido en la infancia o juventud.

Sin duda, el sufrimiento interno resulta muy difícil el poder demostrar atención y amor a lo demás cuando en nuestro interior existen heridas y problemas sin resolver.

El hijo preferencial y su amor por uno solo

Esta es una de las razones por lo que existen madres que no aman a sus hijos, ya que se encuentra presente el amor preferencial. El cual, nos referimos a esas situaciones en que su afecto es  limitado y nominal. Donde se centra en solo en uno de los hijos y se olvida de los otros.

El niño dorado, una figura que acumulará toso el reconocimiento y refuerzos sin dejar nada para el resto. En estas situaciones triangulan a los hermanos en un escenario donde se acaba compitiendo por ese amor., Tal vez, selecto capaz de generar heridas y muchos conflictos de por vida en estos futuros adultos.

En fin, son situaciones de un dimensionalidad tan amplia como complicada. Son muchas las personas que llegan a edades adultas con una gran carga de experiencias mal resultas y con toda una fábrica de sufrimientos que limitan la vida, sueños y el potencial del futuro profesional.

En estos casos, la atención psicológica es la opción ideal en estas situaciones, tomándolo como un tema de prioridad.