Trastornos autoinmune: alimentos que no debes comer si los sufres – Ignis Natura
Salud y Bienestar

Trastornos autoinmune: alimentos que no debes comer si los sufres

Hay al menos 80 tipos de trastornos autoinmune. Si bien los nombres por los que se conocen pueden diferir, los síntomas de un trastorno (o enfermedad) autoinmune permanecen relativamente constantes.

Los trastornos autoinmune comprometen el sistema inmunológico y causan daños

La capacidad del cuerpo para protegerse contra las infecciones es limitada. Como resultado, las células del sistema inmunitario se adhieren a diferentes áreas del cuerpo. Como las articulaciones, tejidos, nervios, órganos y glándulas, dañando esas áreas.

Los trastornos autoinmunes pueden ocasionar síntomas comunes como:

Los trastornos autoinmune autoinmunes pueden ocasionar síntomas comunes como:

  1. Dolor en el pecho
  2. fiebre
  3. cansancio
  4. perdida de cabello
  5. úlceras en la boca
  6. problemas con los ganglios linfáticos
  7. hinchazón y dolor en las articulaciones
  8. erupciones rojas en el cuerpo y la cara 

Trastornos autoinmune comunes incluyen lupus, psoriasis, artritis reumatoide y esclerosis múltiple

Aquí hay ocho alimentos que no puede comer si tiene un trastorno autoinmune:

Comida frita

La corteza crujiente que forma la capa superior de los alimentos fritos no es saludable, las altas temperaturas estimulan una reacción inflamatoria. Los platos fritos se preparan a una temperatura de 350 a 375 grados. Produce una sustancia química neurotóxica llamada acrilamida. Según la investigación, la neurotoxina provoca estrés oxidativo (que causa daño celular) a través de una respuesta inflamatoria.

Carbohidratos refinados generan trastornos autoinmune

Los productos de harina blanca, también conocidos como «carbohidratos refinados». Se destruyen rápidamente durante la digestión y provocan un pico de azúcar en la sangre. Los picos repentinos de azúcar en la sangre estimulan una respuesta inflamatoria agresiva. A menudo causa hinchazón, dolor en las articulaciones y los músculos.

Grasas trans

A menudo se pueden encontrar en galletas dulces y saladas, donas, refrigerios procesados, alimentos fritos y comida rápida. Numerosos estudios han relacionado las grasas trans con una inflamación sistemática y prolongada.

Alcohol

Según un estudio publicado en el World Journal of Gastroenterology, «la inflamación crónica a menudo se asocia con el alcoholismo». Se cree que el alcohol causa inflamación al interactuar con las bacterias («microflora») en el intestino.

Aceite vegetal

La estructura poliinsaturada de los ácidos grasos en los aceites vegetales contribuye al daño oxidativo de las células. Además, el aceite vegetal, por su alto contenido en ácidos grasos omega-6. Contribuye a la exacerbación de la reacción inflamatoria. Los aceites vegetales incluyen aceites de maíz, colza, nuez, cártamo, sésamo, girasol y soja.

Carne procesada

Las carnes procesadas incluyen todas las carnes que se han cocinado a altas temperaturas, incluido el tocino, la carne seca, el jamón, la carne ahumada y las salchichas. Todas las carnes procesadas contienen altos niveles de glicación terminal y otras mezclas inflamatorias. La evidencia sugiere que la edad está asociada con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, diabetes, enfermedades cardiovasculares e insuficiencia renal.

Glutamato monosódico

En un estudio publicado en la revista autoinmune, los científicos japoneses encontraron que los ratones inyectados con glutamato monosódico desarrollaron daño hepático.

Aspartamo

El aspartamo es un edulcorante artificial que se encuentra en bebidas, medicamentos y alimentos (aunque se relaciona principalmente con el bicarbonato de sodio). Los efectos negativos incluyen daño celular, deterioro de la función celular e inflamación sistémica. Algunos estudios afirman que el aspartame puede calificar como una neurotoxina.